Cuando navegues por Internet recuerda:

Nunca des información sobre ti o tu familia, ni datos personales que te puedan identificar: teléfono, dirección, etc.

El "anonimato" no es excusa para emplear palabrotas ni enviar mensajes ofensivos.

Guarda con los extraños que conoces en Internet las mismas precauciones que tomarías con un extraño en cualquier otro lugar.

Nunca quedes o acudas a una cita establecida en Internet sin ponerlo en conocimiento de tus padres.

No difundas fotografías tuyas ni de nadie que conozcas sin saber exactamente bajo qué condiciones van a ser expuestas, lo mejor es que preguntes a alguien mayor antes de hacerlo.

En caso de que te sientas ofendido o a disgusto con el contenido de alguna página, mensaje o conversación on-line, coméntalo inmediatamente con tus padres o algún adulto.

No abras archivos adjuntos si no estás seguro de que no son virus, ante la duda, es mejor no abrirlos.
 

Cerrar Ventana